sábado, 30 de enero de 2016

Pensamientos...


Todos los pensamientos y emociones negativas, liberan sustancias químicas tóxicas que modifican no solo el fluir de la sangre, ya que pueden acelerarla, estancarla o hacerla irregular, sino que distribuyen esa toxina (cortisol, acidificación sanguínea, radicales libres) a todas las células del organismo.
Si uno busca en su mente verá millones de problemas, y condicionamientos del pasado y de su actual vida. 
Todo potenciado por nuestro ego, quien a la vez inventa o agranda los más mínimos problemas.
La emoción es inseparable, en nuestra toma de decisiones.
Alimento, es todo lo que entra por los sentidos; a veces nos alimentamos con la vibración de gente negativa alrededor nuestro que son un agujero negro, esas persona nos chupa nuestro energía vital. Ya solamente estar cerca, tal vez nos haga sentir mal.
Al final vemos que todos nuestros pensamientos y emociones, se manipulan desde el exterior, transformando la mente es un suceso, una consecuencia que viene ya programada.
El agua, (símbolo del amor, la tolerancia, la flexibilidad….y también del apego) siempre va para abajo, si no está móvil se estanca, cambia su química gradualmente transformándose en tóxica, generando bichos, enfermedades, desequilibrios.

Si no está móvil o cuando se evapora, que es cuando sube, y es el fuego de la mente el que evapora el agua; la mente digiere las emociones negativas, y si esto no ocurre pasan a ser toxina, la cual podemos transmitir a otras generaciones (hijos, nietos y más allá..).
Ser testigos, es estar atentos, sobre todo a nuestra propia mente.
La identificación con la mente y el ego es lo que enferma (idem: igual, ficare: hacer; creer que soy eso).
Observar la mente, es separarse de ella, ser testigos de lo que ocurre.
Este distanciamiento nos permite tener espacio y tiempo, para tener otra visión de lo que pasa.
Es como observar un cuadro muy pegado a él, no se puede ver ni apreciar.
Creer que uno es la mente es creer en la muerte, y eso da miedo, angustia y ansiedad.
Ser testigo es estar en el presente, observar, lo que no significa no actuar, sino que la acción sucede, sale por sí sola aunque no haya gente activa.
La emoción nos afecta todos, nos guste o no.
Por eso es importante la actitud positiva y creativa:
si uno cambia,…todo se modifica a su alrededor.
Publicar un comentario